08 diciembre 2010

¿Brindamos?

Ladies Night, o Noche de Chicas: alcohol gratis y descontrol
Hollywood tiene sus fórmulas, y cuado se trata del género "comedia.-romántica", estás son infalibles. La pareja protagonista, por ejemplo, es bella, fresca, radiante. La química entre ella y él es palpable (cuando la película funciona). Y aunque desde que empieza ya sabemos como va a terminar, no nos cansamos de mirar embobadas -¡quedán tan bien juntos!-. En fin..., la fórmula hizo efecto. Dentro de la lista de esas cosas que siempre están,  no se puede dejar atrás el encuentro amoroso entre los bellos protagonistas. El momento de intimidad, de romanticismo, de magia. Y allí, frente a nuestros ojos: una botella de fino Champagne, el burbujeante brebaje mágico.
Como toda ficción algo de verdad tiene, una duda nos ataca: el alcohol y el amor, ¿van bien juntos?  Para corroborar si es mito o verdad  los yankees -¿quién sino?- llevaron a cabo un estudio experimental, luego del cual se llegó a la concusión de que el alcohol tiene tanto efectos negativos como positivos, y ésto dependerá de dos simples preguntas.

¿La pareja bebió de a dos o por separado? Si tomaron juntos, está todo OK! El alcohol aumentará el nivel de intimidad entre los amantes. Además, esto traerá paz a la pareja, ya que al día siguiente quienes bebieron juntos  reportaron haber discutido menos. (y no, no es por la resaca)

¿La pareja bebió la misma cantidad de alcohol? Parece tonto, pero es clave responder a esto. Si la chica tomó una copa. y el chico cuatro... está todo mal. El nivel de alcohol tiene que ser el mismo. De lo contrario, la bebida se volverá un enemigo para el bienestar de la pareja. ya que disminuirá el nivel de intimidad y aumentará el de peleas y discusiones.

Finalmente, el resultado clave de este estudio es que el alcohol no es enemigo de la pareja. siempre y cuando la pareja beba de a dos.
Y como cierre de la nota, un gran ATENTI para las Cleopotras. Parece ser que el grado de vinculación entre el alcohol y las relaciones amorosas, es más grande en mujeres que en hombres. Ellas tienden a refugiarse más en el alcohol cuando a) sintieron que su pareja las trató mal, b) cuando sienten desconexión con él c) cuando están pasando malos momentos de pareja.
Así que, a brindar sí, a beber desconsoldamente, NO. Mejor, un tecito, una charla con una amiga, y dejemos las burbujas solo para brindar.

*Estudio realizado sobre 69 parejas de la Universidad de Buffalo, por el Dr.Ash Levittb, del Departamento de Investigación de Adicciones de esa Universidad y el Dr. M. Lynne Cooper de la Universidad de Missouri.


Fuente:
Publicar un comentario