28 diciembre 2010

Kate y Leo, después de Titanic, otra vez juntos...



Sólo un sueño (2008) fue titulada la película que tiene como protagonista a la flameante dupla del largometraje Titanic (1997), -que se llevó hasta las cortinas en la entrega de premios Oscars número 70, ya que fue premiada en casi todos los rubros-. Pero también podrían haberla titulado "El Ocaso de un Amor" o cualquier otro título cursi que puedan imaginarse. Su nombre verdadero es Revolutionary Road (La Ruta Revolucionaria), cuyo guión es una adaptación de la novela  homónima del escritor Richard Yates.

Los protagonistas de esta historia distan mucho de aquellos atractivos personajes que supieron ser en Titanic esa pareja que desbordaba romanticisimo. Kate Winslet y Leo Di Caprio encarnan a un matrimonio clase media, que vive en los suburbios de Connecticut en los Estados Unidos de mediados de los 1950´s.

A simple vista, del espectador y de los propios personajes de la historia, esta pareja es perfecta, tanto estéticamente, ya que quedan muy bien juntos, como por lo armónicos que parecen: se apoyan el uno en el otro y tienen un proyecto de vida en común, asentarse en una confortable casa y criar a sus hijos. Pero, en esta película las apariencias engañan, y los mismos personajes se verán atrapados en la imagen que construyeron. 

¿Quiénes fueron?, ¿quiénes son?, ¿quiénes quieren ser? Son preguntas que al inicio de la película, parecieran tener una respuesta, pero que a medida que ésta transcurre, van transformándose.

Los Wheeler son amados por todos: la trabajadora de bienes raíces, su pareja de amigos, Milly y Shep Campbelly, y hasta por el mismo jefe de Frank Wheeler (Leo Di Caprio) quien le ofrece un ascenso, en un trabajo que él asegura odiar.

En este trama, la psicología de los personajes es tallada a la manera de Miguel Ángel volviéndolos tan queribles como odiables. Leo Di Caprio quiere ser un buen padre de familia, pero sus contradicciones internas lo vuelven despreciable. Kate Winslet (April Wheeler), una actriz frustrada, lucha con sentimientos encontrados: su necesidad de ser libre frente a su rol de esposa y madre de familia. Un viaje a París para "volver a vivir" parece ser la solución a los problemas de esta pareja. ¿Será sólo un sueño?

Amor, decepción, apariencias, crisis de identidad, y locura. Estos son alguno de los temas que Sam Mendes, el director de la película y el entonces esposo de Kate Winslet, aborda con maestría y profundidad.

A la genial actuación de los protagonistas, se suma la de Kathy Bates, quien en un eterno rol de vendedora y en afán de hacer que "todo esta bien", bordea lo psicótico y perjudica notablemente la salud de su hijo Jhon Givings (Michael Sannon); él es una persona que "no esta bien", en palabras de su madre. A esta familia la completa Mr.Howard Givings (Richard Easton), quien sufre de una sordera parcial y rara vez opina. Jhon Givings tiene aparentes ataques de ira e irracionalidad, cuando en realidad dice la pura verdad y demuestra que esta más cuerdo que todos los que lo rodean.

Esta película la recomiendo fuertemente, ya que me movilizó mucho. Quien guste opinar, soy toda ojos.

Ah, y para quienes se quedaron con ganas de más después de la escena super-hot de Kate y Leo en la parte trasera de el auto, en Revolutionary Road hay mucho más...

*Fuente: Revolutionary Road Official Movie Site, Wikipedia
Publicar un comentario