24 diciembre 2010

Me histeriquea mucho, poquito, nada

S.O.S: ¿Qué pasa con los hombres?
Los mitos son construcciones ficticias que nos ayudan a comprender los fenómenos del mundo. La mayoría son de origen griego; otros, en cambio, son del mundo literario. 

Este es el caso de Don Juan, personaje del autor español Tirso Molina. Después de siglos de su creación, infinidad de obras literarias y teatrales lo tuvieron de protagonista, o al menos de pintoresco personaje. Sus características han sido simplificadas destacándose su capacidad de seducción nata; él es un hombre que puede enamorar a cualquier mujer ya que maneja el arte de la conquista a la perfección. 

Tal es así, que decirle Don Juan a alguien es, hoy, un halago. Igual no se molesten mucho en entender el concepto, ya que este prototipo de hombre ya no existe, mejor dicho, se ha transformado.

El Don Juan del Siglo XXI ya no encuentra placer en la seducción, sino más bien, en el histeriqueo.

Claro esta que las sociedades de hoy son muy distintas que cientos de años atrás. Un cambio fundamental  es el avance económico y social de la Mujer. 

La psicóloga Adriana Crupi señala que esta es una de las razones que explica el fenómeno en cuestión; ante el imparable protagonismo de la mujer éste se ve amenazado y por lo tanto intenta -fallidamente- recuperar el control perdido; ¿cómo?, rechazando a la mujer. 

Por eso, el nuevo Don Juan le teme al compromiso, desconoce el significado de una relación vincular, es inmaduro emocionalmente y , además, careta, vive en actitud de superado, -¡Ay chicas, que desgracia!-. 

Resta pensar que "no todos son así", pero igual estar atentas a que los hombres histéricos no lastimen nuestra auto-estima. 

Para saber de qué alejarse, aquí van algunas pistas para detectarlos y erradicarlos rápido, rapidísimo, de nuestras vidas.

El Histérico
  • Es vueltero para concretar una cita.
  • Es inmune al NO, es más, lo motiva a insistir hasta que la mujer diga que sí. En otras palabras, le encantan las histéricas.
  • Tiene actitudes egocéntricas, todo pasa por él.
  • Alérgicos a la palabra "novia". Ni te digo de prometida, mujer, esposa, sale despavorido.
  • Te puede celar, pero no se banca los celos.
  • Tiene antecedentes de poco compromiso a nivel vincular.
  • A los pocos meses de relación, empieza con el famoso "necesito mi espacio", "hoy salgo con mis amigos".

*Fuente: Suite101, Tierra de nadie
Publicar un comentario