07 octubre 2012

Todo está en el corazón



No a conocer la vida, sino a amarla,
viniste al mundo; del amor naciste;
si es bella y es mujer, ¿quién a gozarla,
varón, mozo y poeta, se resiste?

Goza, como los niños y las aves,
del blando seno y el caliente nido;
no te apures jamás porque no sabes
de donde vienes y por qué has venido.

Amor lo es todo, conocer no es nada:
¿quién la razón de la Razón conoce?
Deléitate en los brazos de tu amada
sin descender al fondo de tu goce.

Huye del triste, apártate del sabio,
de aquel que estruja la razón y el seso;
no se hizo la miel para su labio
ni su labio se hizo para el beso.

Nunca la duda el corazón te enfríe;
marchita su ilusión quien la razona;
no escudriñes el bien; goza y sonríe;
no te asombres del mal; ama y perdona.

No esquives los suavísimos regazos
del amor y la fe: ponte de hinojos,
que aquí esta la verdad; tiende tus brazos,
abre tu corazón, cierra los ojos.

Huye de este mortal desasosiego
que interroga a las sombras del Destino,
la vida es ciega y al amor es ciego,
pero nunca equivocan el camino.

Ámalo todo, bebe de las rosas,
como la abeja, el zumo y la dulzura,
entrégate a la gracia de las cosas;
la vida, como el arte, es la ternura.

No deslustres su cándido atavío,
ni levantes la punta de su velo;
¿que logras con pensar que esta vacío,
que no es cielo ni azul tu hermoso cielo?

Renueva el corazón a cada hora
y aprende a renacer cada mañana,
como el paisaje al despuntar la aurora,
como el sol que amanece en tu ventana.

Sé artista, sé poeta, sé el espejo
del ancho mundo; aunque después te roben
los años su esplendor, no serás viejo:
la poesía es el arte de ser joven.

No te atraigan las sombras del abismo.
¿Qué importa adonde vas, de donde vienes?
No busques nada fuera de ti mismo:
todo en tu propio corazón lo tienes.

Por: Ricardo León (1877-1943)
Gracias Querida Cleopotra Fer Virgós por la foto
Publicar un comentario