11 junio 2011

Llamado de atención

"La ex-humilde ama de casa", (la llaman en algunos medios), como muchos participantes, antes de entrar al certamen, se sometió a una cirugía para aumentarse el busto
¿Vieron cuándo después de un tiempo nos acordamos de algo que pasó? Es ahí cuando tenemos la oportunidad de reflexionar un poco más sobre ello. Bueno, de eso se trata la reflexión de hoy.
Primero que nada voy a hacer LA confesión: miro a Tinelli. Sí, lo miro simplemente porque es el programa con más rating del país, osea que lo miro yo junto a millones de personas que aseguran no mirarlo. La cuestión es que una de las participantes del certamen más famoso y comentado de la televisón argentina es Cristina Galiano, más conocida como la Negra Moli.

¿Por qué esta ella concursando? Simple: es la esposa del boxeador La Mole Moli, quien es también concursante y fue además ganador del Bailando por un sueño 2010. Cuestión que a la Negra la trajeron desde Córdoba a las pistas de esta certamen y forma parte de la variopinta galería de personajes que participan del Bailando 2011. Ella se auto proclama ama de casa y en los diálogos -guionados, claro-con Tinelli abre las puertas a su vida y nos cuenta sus preocupaciones diarias. La concursante de fuerte tonada cordobesa y tono entre risueño y nervioso cuenta los sinsabores hogareños: su esposo se queja porque ella no "tiende la cama" y no está en la casa para tomar el mate a las 5 de la tarde.

Ahora bien, dentro de los reclamos del boxeador hay uno en particular en el que quiero hacer hincapié:  "no te voy a permitir que la beses a la negra", le dice La Mole, cuando le toca el turno de bailar a él. Es que además de ser un inútil con las tareas hogareñas, este hombre es "celoso". Y la idea pulula por todo el estudio; "Sos boleta en dos semanas", le dijo la Alfano al bailarín Fernando Castro, haciendo alusión a las posibles repercusiones que puede tener el hecho de que él sea el acompañante de la Negra.

Acá es donde quiero hacer un llamado de atención: me preocupa MUCHO que este juego del marido celoso y Posesivo se naturalice. Me molesta  que la Negra deba quedarse como mudo testigo cada vez que Tinelli recurre a su marido para "pedirle permiso" para tan solo acercarse a su mujer; me revienta la omnipresencia de la Mole cada vez que su esposa está bailando. En todo este circo, entre la risa, la cargada y el chiste se están cometiendo errores muy graves: se esta naturalizando, más bien, AVALANDO el hecho de que un marido sea POSESIVO, CELOSO. Y yo desde mi humilde lugar de Cleopotra quiero hacer, cuanto menos, un gran llamado de atención!
¿Qué piensan Ustedes? (estoy re-indignada)
Publicar un comentario