06 agosto 2011

Andrés

Y encima... eso (Maitena)

Así se llama el culpable, ese descarado que aparece una sola vez por mes. Su visita es corta, intensa y, a veces, dolorosa...
Pero Andrés avisa antes de llegar. Entonces la ansiedad nos carcome; el apetito (en todas sus acepciones) se vuelve voraz; la cabeza nos explota y el sueño se hace desear o nos derriba por completo. Qué tipo más complicado...
¿Acaso no lo conoces?
Sí... hablamos de la menstruación, la regla, el período. Pero sin dudarlo, me quedo toda la vida con Andrés. Y a propósito de designaciones, una vez tuve la desgracia de escuchar la versión de una compañera de secundario: 

-"Estoy con hemorragia interna".

Pocos recuerdos me quedaron tan fijos como este. La chica parece que faltó a la clase de literatura porque su eufemismo dejaba mucho que desear...

Aunque después de meditarlo, algo de razón tenía. Convengamos que estamos ante un tema rojo-sangre. Un tema que compete solamente a las mujeres que lo llevan en su cuerpo. Porque una vez al mes sentimos ese famoso "dolor de ovarios", que al igual que ese amor imposible, penetra hasta la última célula del cuerpo y lo retuerce en dolor. Cuanto más queremos olvidarlo, más nos duele.

Poco se habla de este tema y hasta me animo a decir que es un tema tabú. La publicidad trata de abordarlo de una manera cómplice cuando se trata de productos para la ocasión (toallitas femeninas, tampones y analgésicos varios). Sin embargo, el intento es fallido.

-"Haz lo que quieras, ¡porque-sí es la razón! Comé helados por montón...!"

Sinceramente no es comer un helado lo que preocupa en un día de esos.
Es más la condición entera de ser mujer la que golpea y se hace presente de una manera gráfica y contundente. Porque, no olvidemos, estamos desangrándonos por dentro...
Por eso, desde Cleopotras, instamos a hablar un poco más de Andrés, con el corazón y la mente abierta.

¿Y a vos Cleopotra, como te trata Andrés?
Te dejo el spot publicitario de Always (apuesto a que fue producido por un H)



Publicar un comentario