07 agosto 2011

El profesor simio

Lejos estamos de querer abordar temas serios hoy... es domingo y hay que bajar unos cuantos cambios. Sin embargo, hay algunas cosas de las que, por más que queramos, no se puede dejar de hablar; hay que sacarlas de abajo de la cama o de atrás del ropero, mirarlas a la cara y luego seguir.

Como el tema (algo traumático) de hoy. Hasta hace muy poco tiempo desconocía el termino "misógino"; es decir, no sabía que existía una palabra, un adjetivo más concretamente, que designará a aquellas personas que odian a las mujeres. Estos seres manifiestan aversión hacia ellas o les rehuyen a su trato (aguante http://www.rae.es/)
Muchas cosas no entran en mi cabeza. pocas me cuestan entender tanto como estas. ¿Cómo es posible que alguien odie a otro por el solo hecho de ser mujer? ¿Acaso, no tiene madre?
En fin... estos seres patéticos existen. Y yo tuve la no mucha dicha de cruzarme a uno en mi carrera universitaria. Ya de por si, la materia que él dictaba, Ecología (!!!!!!!), no me cerraba por ningún lado. De más esta decir que si elegí la estudiar Comunicación mi único contacto/ interés con ese mundo se reduce a los spots publicitarios de Greenpeace. Exótica la elección de quien hizo la curricula (me acordé de su madre varias veces, admito).
La clase duraba 2 eternas horas y consistía en recibir una cantidad in fi ni ta de diapositivas power point mientras el profesor-simio acotaba datos. El misógino en cuestión tenía una mirada muy rara. Sus anteojos de vista completaban el look de nerd-geek-total. Vestía jeans gastados y sweaters de colores insípidos. Osea,  un tipo inofensivo. Pero solo en apariencia. Un día, pasa la siguiente diapositiva: (ayyyy, no la quiero ni subir)


OK. No creo que haga falta agregar mucho más. El profesor-simio debió aclarar con un tono tan ridículo y pusilánime:

 -Bueno, esto es un chiste.

 Pero lo mejor fue la indiferencia generalizada. Aunque mejor hasta cierto punto... porque me hubiese gustado que salga alguna cleopotrizada a aclarar la situación. Patético que en un ámbito de "educación" pasen este tipo de aberraciones. Hasta diría, peligroso.
Un día como ese entendí y hasta me identifiqué un poquito más con lxs feministas (mujeres y hombres).


¿Vos: tuviste algún profesor-simio? Vale también jefe-simio (qué bajón)
Publicar un comentario