09 mayo 2010

"Mis hijos y yo, yo y mis hijos"


Muchas veces escuchamos historias de vida que nos movilizan cual cachetada que no veíamos 
venir.

Historias como la de Gabriela Arias Uriburu, quien desde hace 13 años y en contra de su voluntad permanece separada de sus 3 hijos Karim, Zahira y Shariff. Ellos tienen 3 nacionalidades: son venezolanos, argentinos y jordanos. La última heredada de su padre y secuestrador Imad Shaban. Respaldado por las leyes de Jordania, este hombre tiene la tenencia absoluta de sus hijos. Gabriela, o Gaby como la llaman sus allegados, movió mar y tierra para volver a sus hijos. Lo cual logró hacer en varias oportunidades y desde del año 2005 está firmado como común acuerdo hacerlo dos veces por año.

Pero sus ojos se siguen llenando de lágrimas cuando los nombra, es que todavía kilómetros y kilómetros los separan físicamente. Pero no espiritualmente, ya que sus hijos están siempre presentes a cada paso que ella da. "Mis hijos" aparece en los títulos de ambos libros publicados de su autoría - "Ayuda, quiero a mis hijos" y "Jordania la travesía: en busca de mis hijos"-. Además de volcar todo el conocimiento producto de su experiencia en palabras, lo hace todos los días como Presidenta de la fundación Niños Unidos para el Mundo, desde donde hace ya 13 años le da apoyo moral , legal y psicológico a miles de padres que viven situaciones de separación similares a la de ella.

Ella más que nadie se merece un "Feliz día", ya que hoy en muchas partes del mundo se celebra el Día de la madre, festividad creada en 1870 como "día de paz". Aunque cuenta la mitología griega que las primeras celebraciones se remontan a la antigua Grecia, donde se le rendían honores a Rea, la madre de los dioses Zeus, Poseidón y Hades. 

Su historia es también la de una madre que tuvo que vivir separada de sus hijos. Pese al dolor ella antepuso la lucha y la valentía. Defendió la vida y libertad de sus hijos por sobre la suya. Y cuenta esta historia como Cronos, padre de sus hijos se los devoraba al nacer por temor a ser destronado por ellos. Así lo fueron Hestia, Démeter, Hera, Hades y Poseidón. Rea al ver eso dio a luz a su otro hijo, Zeus, en el monte Liceo en Arcadia, entregándole a Cronos en su lugar una piedra envuelta para que se la comiera. A pesar de no caer en esta trampa, con mucha astucia Rea logró embriagarlo y lograr que vomitara al resto de sus hijos.

La historia de Gabriela Arias Uriburu es una historia de lucha colmada de convincción, de valentía pero por sobre todas las cosas, de amor. Ella asegura que no quiere que sus hijos vivan con la sombra de una madre, sino con la luz de ella. 

Y gracias a ese amor tan grande, la luz no es solo para Karim, Zahira y Shariff, sino que se proyecta más allá, desparramando esperanza y guiando a otros protagonistas de historias tan desgarradoras como la de ella.
Publicar un comentario