21 octubre 2011

Quizás, quizás, quizás

Decir No es una opción más sana y civilizada, pero si no queda otra...


La vida tiene suficiente grado de incertidumbre para además agregarle la duda de otro. Si estás ante un indeciso que no sabe-no puede -noselecanta, decirte qué, cuándo, cómo y dónde: huí. Y si todavía no lo hiciste, te pasamos este machete para la próxima vez que te hable: 

(Sin título)* 
No es No y hay una sola manera de decirlo.
No. Sin admiración, ni interrogantes, ni puntos suspensivos. 
No. Se dice de una sola manera. 
Es corto, rápido, monocorde
sobrio y escueto. 
No. Se dice de una sola vez. 
No. 
Con la misma entonación. 
No. Como un disco rayado. 
No. Un No que necesita de 
una larga caminata o de 
una reflexión en el jardín, 
no es No. 
Un No que necesita explicaciones y justificaciones 
no es No. 
No tiene la brevedad de un  
segundo. 
Es un No para el otro porque  
ya fue para uno mismo.
....
No es el último acto de dignidad.
 
No es el fin de un libro,  
sin más capítulos ni segundas 
partes. 
No no se dice por carta, 
ni se dice con silencios, ni 
en voz baja, ni gritando, 
ni con la cabeza gacha, ni 
mirando hacia otro lado, ni 
con símbolos devueltos; ni 
con pena y aún con  
satisfacción. 
... 
La voz del No no es trémula
ni vacilante, ni agresiva y 
no deja duda alguna. 
Ese No no es una negación 
del pasado, es una corrección 
al futuro, 
Y solo quien sabe decir No 
puede decir Sí.

*Por: Hugo Finkelstein. 


¡Amo que atrás de esto haya un H!

Publicar un comentario