25 septiembre 2011

Ni un Pelo de Sorda

"La mujer tiene que ser capaz de soltar sus hábitos alimenticios, su estitiquez, sus emociones, para de alguna manera ir liberando las tensiones que le generan"

En ¡Viva la Diferencia! (Grupo Editorial Norma), Pilar Sordo, psicóloga y conferencista chilena, aborda la naturaleza de lo femenino  contrastándola con la naturaleza masculina.  Si bien el campo de estudio dista de ser virgen, Sordo  va más allá de la mera afirmación "Los hombres son de Venus y las Mujeres de Marte"En su primer libro, la psicóloga se propone "reevaluar la condición de lo femenino"; es decir, la autora busca revalorizar los avances y logros de la Mujer a nivel social tomando como punto de partida sus condiciones naturales. 

Pero, ¿de qué se trata esa festejada Diferencia? 
Hay varias, pero creo que la más importante radica en la identificación de las mujeres como "retentivas" y de los hombres como "expulsadores", asegura Pilar Sordo.
 Y como punto de partida, la psicóloga se refiere a las funciones biológicas de ambos sexos: en el caso del hombre él debe liberar sus espermatozoides, desprenderse de ellos, mientras que la mujer tiene que retener a su bebe. A partir de estas funciones, se puede extrapolar a distintas áreas. A nivel fisiológico , por ejemplo, la famosa Estitiquez femenina, más conocida como la maldita celulitis, la cual se relaciona con la retención de líquidos y grasa de manera inadecuada. Esto ocurre un 80% más en mujeres que en hombres. 

A su vez, la capacidad de "retener"tiene que ver con: insistir, preguntar, chequear sentimientos como: ¿Me querés?, ¿me extrañas? Otra forma más alusiva de retención es coleccionar cosas: desde guardar las sobras de la comida hasta coleccionar papeles y papelitos, los dibujitos de los hijos y cualquier cosa que por más insignificante que parezca guarde valor emocional. Esto inofensivo para la mujer si no contempláramos cómo afecta nuestra capacidad de resolución de conflictos: las mujeres somos más lentas, nos cuesta olvidarnos, dejar atrás los conflictos y avanzar.

Ellos, en cambio, tienen la habilidad de desprenderse de las cosas con más habilidad. Cuando se trata de tomar una decisión, son más centrados en los objetivos y pueden dar vuelta la página con mayor velocidad. Y ni hablar en el terreno amoroso: no es casualidad que ellos sean capaces de reestablecer relaciones afectivas con mayor facilidad. Frases del tipo "cambia la cara" o "¿ seguís enojada?", son expresiones que muestran su facilidad para avanzar y soltar problemas. 

(continuará)

Atenti: El 70% de las mujeres adultas encuestadas para este libro, confesó que no cerraban totalmente la puerta del baño para poder escuchar en caso de que alguien necesitase algo. Hasta en el espacio más privado no se permiten la desconexión del contexto afectivo que las rodea.

*Fuente: la información utilizada para este posteo, junto a las citas correspondientes al tema, son citadas del libro: "¡Viva la diferencia! (...y el complemento también)"     (Sordo, Pilar: Grupo Editorial Norma, 2010 )
Publicar un comentario