25 septiembre 2011

Ni un pelo de Sorda II


Pilar cuenta que sus investigaciones nacen a partir de una inquietud personal

Pilar Sordo se dedicó a investigar en profundidad el origen de estas diferencias tan marcadas. Investigó y escuchó a muchas mujeres y hombres: encontró que ellas y ellos estaban gobernados por principios muy distintos: la necesidad de ser necesitadas y la necesidad de admiración, respectivamente.

Para la mujer, se dificulta soltar porque primero necesito sentirme necesaria, mi identidad está determinada por lo que hago y no por lo que soy. Solo en la medida en que lo haga me sentiré querida y útil. Lo masculino estaría gobernado por la necesidad de admiración, afectando la retención, porque para ser admirado por una persona los hombres deben cambiar permanentemente sus objetivos.

Las etapas en la vida de la Mujer están marcadas por esta imposibilidad de soltar: desde la depresión post lactancia, el síndrome del nido vacío... A nivel profesional, por ejemplo, dentro de la industria cultural los hombres crean obras anuales o por lo menos cada dos años y en forma regular; ellas en cambio suelen demorar mucho más.

A esta altura de la soirée, en Cleopotras tenemos clarísimo que en cada mujer hay rasgos masculinos y viceversa; en este caso es importante que hombres y mujeres aprendamos unos de otros; las mujeres tienen que aprender a soltar sus afectos y no hacerse cargo de todo lo que pasa dentro de la casa. 

Para el hombre es importante avanzar en la función de retener para que aprenda a cuidar lo que tiene y entender que las cosas se construyen de a poco y no solamente en base a objetivos. Esto los ayudará a conectarse más con lo emocional y con los procesos de la vida.

Confidencia: "retuve" inconscientemente mi tesis de licenciatura por meses y meses. Si hubiese leído a Pilar Sordo antes, a la pucha!*

*Fuente: "¡Viva la diferencia!(...y el complemento también)" (Sordo, Pilar: Grupo Editorial Norma, 2010 )
Publicar un comentario