02 agosto 2013

Señora

Por, Alejandra Lunik

Existen muchos vocativos que nacen a partir del trato entre desconocidos, leáse mozos, vendedores, taxistas...

Esta mami, gordi, negri, chiqui, linda. Y esta Señora. Me banco que me digas mami aunque no sea tu madre, gordi aunque no me gusta que me digan gorda, negri de hecho me divierte, -siempre fantaseo con tener la tez oscura-, y así... me banco todos los apodos. 

Pero Señora es un Big Big Turn Off.

Pará... ¿Me casé y no me avisaron? -Es por respeto y educación-, me dijeron una vez que me ofendí un poco. Porque sí, hay días que una esta más susceptible que otros, y hasta un "Linda" lo mirás con desconfiaza -¿por qué no me dijo Hermosa, ¿eh?-. 

En esos momentos de susceptibilidad hay que respirar hondo y pensar en hermosas, interesantes señoras, esas Señoras cuyas figuras ya no no son las de los quince, pero el que el tiempo no sabe marchitar, Ese toque sensual, Y esa fuerza volcánica de su mirar. Cómo te banco, querido Arjona.


¡Gracias Cleopotra Ady por la inspiración!


Publicar un comentario